BIENVENIDOS


En este lugar se encuentran reunidos nuevamente el tiempo, la música y nuestros recuerdos...Iniciemos este maravilloso viaje al ritmo de las canciones y melodías de la Música sin Final...Déjese llevar por el mágico sonido que envuelve milagrosamente, ese algo que creíamos olvidado, pero que sigue ahí escondido en algún lugar, sin límites...sin final...¿Quiere saber en dónde está ese lugar?...Habita en su recuerdo y está más allá de la música...¿Nos hace el honor de acompañarnos?...Gracias.

Sus amigos,

Ricardo y Alejandro Martínez Arreola

viernes, 24 de marzo de 2017

PARA OÍRSE HOY: A 54 AÑOS DE LA BEATLEMANÍA


Hola amigos, el día de hoy tendremos un programa especial para recordar que en el mes de marzo de 1963 dio comienzo, a decir de los expertos, el fenómeno de mercadotecnia musical más importante de nuestro tiempo…La Beatlemanía. Esperemos encuentren gratas sorpresas. Reciban saludos cordiales.


viernes, 17 de marzo de 2017

PARA OÍRSE HOY: PROGRAMA ESPECIAL DE ANIVERSARIO



Que tal amigos, les hacemos una cordial invitación para que disfruten de nuestro programa especial de aniversario y pasen un rato verdaderamente agradable. La conducción la realiza nuestro buen amigo Jorge Fernando Díaz Greene.  Gracias por acompañarnos y que así sea por muchos años más.  Reciban nuestros mejores deseos.


viernes, 3 de marzo de 2017

NAT KING COLE… UNA VOZ INOLVIDABLE


En el horizonte sureño de Montgomery, Alabama, el 17 de marzo de 1919 nació  uno de los máximos exponentes de la canción popular americana, quien con su arte, empeño y dedicación, contribuyó notablemente a crear un espacio de respeto y dignidad para la población de color en los Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX, época caracterizada por la discriminación racial y la casi nula aceptación pública de la comunidad negra. Nos referimos a Nathaniel Adams Coles, mejor conocido como Nat King Cole.

Para hacer frente a la precaria situación económica que atravesaba la familia Cole, el reverendo Edward Coles (padre de nuestra estrella) decidió trasladar a su familia a la ciudad de Chicago, lugar en el que atendería los oficios religiosos de la iglesia a la que pertenecía.

El pequeño Nat recibió de su madre Perlina Adams las únicas lecciones de piano que tomaría a lo largo de su vida y con tan sólo cinco años de edad, realizó su primera presentación en público. Durante los años 30’s se integró al sexteto musical “Eddie Coles Solid Swingers”, encabezado por uno de sus hermanos. En esa época conoció a su primer esposa (Nadine Robinson), quien era una bailarina del Club Panamá, ubicado en la ciudad de Chicago, famosa en ese entonces por ser una de las más representativas mecas del jazz y del blues, ritmos característicos de la época.

El tiempo siguió su marcha y el joven Nat buscó nuevos horizontes en la ciudad de Los Ángeles. Después de incursionar en diferentes agrupaciones de carácter instrumental, tuvo la oportunidad de formar el famoso “The Nat King Cole Trio”. Al iniciar la década de los 40’s realizó algunas grabaciones discográficas al lado de connotados artistas de jazz como Lester Young, Harry Edison y  Dexter Gordon. Gracias a esos registros fonográficos,  en 1943 Johnny Mercer (alto ejecutivo de la recién formada disquera Capitol)  lo escuchó a través de la radio. El productor de la prestigiada casa discográfica quedó gratamente complacido con la textura de voz del entusiasta joven y de inmediato le ofreció un atractivo contrato para ingresar a su elenco como artista exclusivo. Años después se reconocería  a la Capitol como la “Casa que Nat construyó”.
  


En 1946 se convirtió en el primer cantante de color en tener su propio programa de radio transmitido los sábados por la tarde cuya duración fue de cuatro años.  En los años siguientes  Nat y su trío acumulan una cosecha de exitosos  temas como It's only a paper moon, Route 66 y a (I love you) For sentimental reasons.

En lo sentimental, las cosas para Nat no iban nada bien y así, en 1947 se divorció de su esposa Nandine. Sin embargo, un año después contrajo matrimonio con Maria Ellington, a quien conoció  en un Club de Nueva York. Mientras su carrera estaba en ascenso, la Capitol exigía mucho de Nat, haciéndolo grabar en tan sólo 6 meses 80 canciones,  cifra que rebasa en exceso lo que muchos  artistas graban a lo largo de  su carrera.

Una de sus canciones preferidas y que le dieran el encumbramiento definitivo fue sin lugar a dudas Nature Boy, la cual le fue presentada por su autor, el excéntrico Eden Ahbez  y grabada en  1948  alcanzando el número uno en las listas de  popularidad durante siete semanas (en esa epoca Nat y Maria) pasaban su luna de miel en México. A su regreso a los Estados Unidos, la joven pareja decidió vivir en un vecindario de selecto estilo inglés, área restringida a gente blanca, por lo que el rechazo era inminente e incluso, los vecinos solicitaron que sus viviendas fueran protegidas por policías. Lo grotesco ocurrió cuando el perro de la familia de Cole fue envenenado y la palabra despectiva “negro” fue plasmada en el jardín de  su casa. Sin embargo y después de muchas humillaciones por fin fueron aceptados.


  
A finales de los 40’s y principios de los 50’s del siglo pasado, las mejores orquestas y directores de la Capitol  hacían fila para acompañar a Nat. Entre los más memorables destaca los arreglos de Carlisle Hall para “Portrait of Jennie”; Stan Kenton con “Land of Love” y “Lush life”;  los gratos arreglos de Les Baxter para “Mona Lisa” y “Too Young”;  Billy May lo acompañó en “Walking my baby back home” y la excelsa orquesta de Nelson Riddle recreó magistralmente “Inolvidable”, “Smile” y “Pretend”. En esta etapa Nat King Cole  era conocido como: “El hombre de la voz de terciopelo”.

En 1956 se convirtió en el primer cantante de color en tener su propio programa de televisión, en el que se daban cita la crema y nata del jazz de aquel entonces. Sin embargo y pese al éxito de la emisión, los problemas originados por la discriminación racial seguían acrecentándose: el golpe bajo venía de parte de los patrocinadores, quienes ejercían una fuerte presión a la televisora pues temía que la gente blanca dejara de comprar sus productos. Logrando vencer estás adversidades, la emisión se transmitió al aire durante 68 semanas.
  


La década de 1960 recibió a Nat King Cole con la celebración de  sus 50 millones de discos vendidos. En agosto de 1962, más de 900 invitados se dieron cita en el Salón Embassy del Hotel Ambassador de Los Ángeles para otra magna celebración: sus 25 años de vida artística. Entre los regalos había un micrófono chapeado en oro que era utilizado por Nat en el lejano año de 1943. La fiesta fue amenizada entre otros por Patti Page, Rosemary Clooney, Steve Allen y Mahalia Jackson. Se leyeron telegramas de felicitación enviados por el Presidente de los Estados Unidos y por el Gobernador de Los Ángeles.  El fruto del esfuerzo y persistencia lo consolidaría al lado de su familia compuesta de 5 hijos y de su esposa Maria.

En cuanto a su filmografía, Nat consideraba que lo mejor de su carrera había sido representar en el cine al compositor de San Louis Blues, W.C. Handy. Además de participar en Cat Ballou junto a Lee Marvin y Jane Fonda,  algunas otras actuaciones fueron apariciones cantando alguna canción.

Gracias al éxito que alcanzó en 1964 su interpretación al tema “Love”  de la inspiración de Bert Kaempfert, la Capitol decidió que su estrella continuara las sesiones en los estudios de grabación para completar el nuevo acetato. Cuenta Ralph Carmichael que el ánimo de Nat era irritable, exigió que los arreglos fueran cambiados en varias ocasiones, cuestión que causó mucha extrañeza entre los músicos. Por fin se  concluye  el disco entre el 1 y 3 de diciembre de 1964.  Nat fue internado el  7 de diciembre en un Hospital de Los Ángeles  y recibió la noticia de que padecía cáncer pulmonar, se le concedieron dos salidas, una en Navidad  para estar con su familia y otra para dar un paseo en automóvil frente al mar con su esposa Maria.


La enfermedad llenó con sus sombras la vida de nuestra estrella en la aurora de la segunda mitad de la estridente década. El desenlace final ocurrió el 15 de febrero de 1965…

Seguramente allá, en algún lugar de la Gloria que Dios tiene reservada para sus hijos, Nat King Cole sigue entonando con su peculiar estilo las canciones que lo han consagrado como un artista INOLVIDABLE. Su recuerdo vivirá en la memoria de las nuevas generaciones pues sin duda, su arte ha trascendido MÁS ALLÁ DE LA MÚSICA.

Los dejamos con una selección musical registrada para el  sello Capitol de uno de nuestros cantantes preferidos. Recordemos como lo presentaba don Armando Rascón Salmón en Radio 6.20…Con ustedes el achocolatado Nat King Cole…

I’ll never say never again, again,  compuesta por Harry Woods, grabada en 1950 por el Trío de Nat King Cole.

 
Unforgettable, de Irving Gordon, su rúbrica en 1951.


Answer me my love,  compuesta por la  tripleta Winkler-Rauch-Sigman, grabadaa finales de 1953.


Come closer to me,  de Osvaldo Farres con letra en inglés de Al Stewart, este registro de 1958.


Non dimenticar,  de Redi, Galdieri, Dobbins esta grabación de 1958.


Tú mi delirio, de César Portillo de la Luz, grabada en versión instrumental en 1958.


No me platiques más, de Vicente Garrido, año 1962.

 
Brazilian love song, de Ferreira esta grabación de 1962.


That Sunday, that summer, de la mancuerna de Joe Sherman y  George David Weiss esta grabación de 1963.

 
L-o-v-e, del alemán  Bert Kaempfert, un hit de finales de 1964.


People, del binomio Jule Styne y Bob Merrill grabada en abril de 1964.




viernes, 24 de febrero de 2017

PARA OÍRSE HOY: ÉRASE UNA VEZ EN EL CINE



Hola amigos, el día de hoy lo dedicaremos al séptimo arte a través de su música, ya que en estos días de lo que más se habla es de cine. Este programa lo hicimos en memoria de nuestra tía Rosamaría que en algunas semanas se cumplirá un año de su fallecimiento. En su juventud ejerció la crítica cinematográfica en la prensa escrita y también reseñó muestras internacionales de cine. En fin, nos dejó la grata costumbre de contemplar  historias en la pantalla de plata.  Esperamos lo disfruten.


viernes, 10 de febrero de 2017

PARA OÍRSE HOY: EMOCIONES JUVENILES...AÑOS 50's Y 60's



Hola amigos, el día de hoy dedicaremos una selección musical que intenta retratar aquellas inquietudes juveniles, enamoramientos y  angustias que se mecieron al compás de la balada rítmica en todo el mundo. Sin duda alguna, gratos recuerdos musicales de los años 50’s y 60’s. Reciban un saludo cordial.



viernes, 3 de febrero de 2017

PARA OÍRSE HOY:RADIO 13...NUESTRO SONIDO ES IMAGEN


Hola amigos, el día de hoy recordaremos uno de los conceptos radiofónicos mejor aceptados en la década de los 70’s  en el cuadrante de la ahora olvidada amplitud modulada.  Las siglas XEDA se remontan al lejano año de 1936. Radio 13 definió  su línea de música instrumental y vocal en una clara competencia del formato que había impuesto Radio 6,20.  Un antiguo locutor de la estación del gallito alguna vez nos comentó: “Esos de Río Tiber (en donde se ubicaba Radio 13) nos copiaban todo, incluso se llevaban a nuestros locutores”.  Radio 13 logró tener su propia identidad y se convirtió en una valiosa opción para los radioescuchas de entonces. En los 80’s y 90’s cuando íbamos a las tiendas de discos antiguos llegábamos a ver pilas de vinilos  de la serie Las 13 Grandes de Radio 13 que fue el programa referente de esa emisora. Esperemos disfruten de este recuerdo.   


viernes, 20 de enero de 2017

AMPARO MONTES… LA VOZ PASIONAL DEL RADIO


Entre ríos claros, arroyos serpenteantes, enormes ceibas, verdes exuberantes, luna y mar, casi tocando la frontera sur, fue como Amparo Montes definió  el bello lugar donde nació: Tapachula, Chiapas… Sin duda, aquel 24 de abril de 1924, quedará registrado  con letras de oro en la memoria musical de México.

Como casi todas las familias de aquella época, la familia de Amparo tenía también la grata costumbre de reunirse en casa en algún  momento del día para entonar con la compañía de una  guitarra,  las más alegres o sentimentales canciones de su tierra.

Cuando el padre de la joven Amparo sufrió una embolia, la situación económica de la familia se tornó complicada  y decidieron que no había más remedio que iniciar el  éxodo a la Ciudad de México en busca de mejores horizontes. 

La inquieta Amparo en su afán por conseguir más ingresos y aliviar las penas económicas familiares, decidió presentarse en la estación XEQ  durante el exitoso programa Quiero trabajar que conducía el locutor Ramiro Gamboa. No habiendo vacantes que ofrecerle, al escuchar su voz, el recordado Tío Gamboín le preguntó si sabía cantar, a lo que la joven Amparo respondió que sí. Del piano de Chalo Cervera surgieron las notas de la canción Altivez, compuesta por  Alfredo de la Parra y nuestra homenajeada la recreó con su voz pasional. Aquella  presentación dejó buena impresión en la gerencia de la Q, pero pasaría más tiempo para encontrar una nueva actuación. Esta vez se consolidó como “La revelación de 1941”.


Una nueva oportunidad apareció de la mano del maestro José Sabré Marroquín. Con la canción “Tres palabras” del compositor Oswaldo Farrés se le abrieron las puertas de la famosa XEW  y su promoción como “La voz pasional del Radio”. El éxito le sonrió y a solicitud de don Emilio Azcárraga, utilizó el nombre artístico de Amparo Montes. En ese entonces Lumiere “El cronista  de las estrellas” escribió de ella: “Ha nacido en la radio una cancionera  con la potencia de la voz de Toña la Negra y la emotividad de Elvira Ríos”.

Cuando la intérprete Consuelo Vidal no pudo acudir a un programa de radio de Agustín Lara fue sustituida con Amparo. El inolvidable Flaco de Oro le pidió cantar “Nadie” y “Limosna”… Al final de la presentación Lara expresó: Nadie canta “Nadie” como Amparo (por cierto, en la RCA Victor se realizó una versión de esta canción con el propio maestro Lara acompañándola al piano en 1946, aunque es justo decir, que la versión de mediados de los cincuenta con los arreglos de Chucho Ferrer y el piano de Teté Cuevas fue  insuperable).

Su primera grabación en disco la realizó para el sello Okeh en 1944 con las canciones “Dime por qué” de Federico Baena y “Juntito al mar” de Salvador Rangel. Un año después grabó su primer disco en RCA Victor con la canción “Tu boca y yo” de Gonzalo Curiel. En esos años realizó grabaciones para el sello Anfión y  Peerless, continuando más adelante en CBS, Orfeón, Gas y por último Continental.



En 1945 le dedicaron la canción: “Amparo” que en los años cincuenta se cambió por el nombre de  “Cariño”. Este popular bolero fue compuesto en letra y música por Arturo Neri a solicitud de Roberto Zendejas, un antiguo novio de Amparo Montes cuando la relación amorosa de ambos se tornó irreconciliable. Esta canción fue  grabada en 1946 por Lupita Palomera con el nombre de “Mi súplica”.

Su voz se escuchó inicialmente en cine doblando a María Félix al interpretar “Tuya soy”  de la inspiración de María Alma en  la película “La mujer sin alma”(1944); a Andrea Palma en la cinta “El Rosario” (1944) y a Elena D’Orgaz en “El intruso” (1944). Apareció como cantante en algunas cintas como: “Así son ellas” (1944) “Nosotros” (1945), “La edad peligrosa” (1950), “Cárcel de mujeres” (1951) y “La vida de Agustín Lara” (1959).

Su primera aparición en televisión la realizó en el programa “Ayer y Hoy” que conducía Mario Gil y en el piano Raulito “El cartero del aire”. Siguieron  “Variedades del medio día” con Manuel “El loco” Valdés, “Espectacular Domecq” junto a Alejandro Algara, “La Hora Azul” conducido por Pepe Ruiz Vélez. En los años setenta era una invitada frecuente en  “Nostalgia” con Jorge Saldaña y compartió créditos con Fernando Fernández y Los Tres Diamantes en ”Noche de boleros”. Aún se recuerda su participación en la telenovela “La pasión de Isabela” que se transmitió por televisión en los años 80’s y desde luego, sus actuaciones en el programa “Boleros y un poco más” en la señal del Canal 11, en la última década del siglo XX.


La música romántica de la llamada Época de Oro, encontraron en La Cueva de Amparo Montes, el espacio ideal para recrearla. El 4 de septiembre de 1970 inauguró su primera Cueva  en Avenida Morelos con el cuadro artístico de Salvador García, José Luis Caballero, Jorge Fernández, Berta Cervera y Teté Cuevas. En los años siguientes, La Cueva de Amparo Montes  se alojaría en otros domicilios como en la calle de Mazaryk en Polanco, en la esquina de Hamburgo y Florencia en la Zona Rosa, en Paseo de la Reforma y por último, en San Jerónimo.

Amparo era una estupenda conversadora. Poseía una memoria prodigiosa y dominaba un repertorio como ningún otro cantante de su género. Gracias a ella nos pudimos transportar a los tiempos viejos del México de ayer a través de su programa “Al Amparo de un recuerdo” que transmitía “El fonógrafo del recuerdo” en el 790 de la amplitud modulada.

En diciembre de 1986 Margarita Michelena escribió en el periódico  Excélsior un texto llamado “Cosas bellas” en el que se lee: “Mas sólo Amparo se yergue como la memoria de la época de oro de nuestra canción. Nadie como ella la recuerda y la canta con todo su ser y toda su voz maravillosa. Una vida entera consagrada a ese santo oficio de velar por un caudal de la mexicano que, sin ella, se habría perdido o, cuando menos, olvidado, que viene a ser lo mismo. Amparo: que por mucho tiempo todavía nos des tu voz y tu memoria, que por mucho sigas rescatando lo que, sin ti, ya habría desaparecido entre el ruido extranjerizante y un mundo que ya ni sabe recordar, qué no tiene que recordar”.


Recordamos su presentación en Bellas Artes con motivo del homenaje a la obra de Agustín Lara, organizado por el Gobierno del Estado de Veracruz en la segunda mitad de la década de 1990.

También, evocamos con especial encanto el momento en que tuvimos el gusto de estrechar su mano en una de sus últimas presentaciones. En aquella ocasión se reinauguró “El Estudio Azul y Plata” en la XEW y Amparo Montes, la inolvidable “Señora Bolero”, recreó con su voz el repertorio de lo entrañable.

Por cierto, en aquella ocasión, la gentil Amparo se detuvo en la butaca que ocupaba nuestra madre y después de saludarse con un beso, se fundieron en un  cálido abrazo…

Poco tiempo después de aquella actuación, los medios de comunicación difundieron una triste noticia: Amparo Meza Cruz, mejor conocida como Amparo Montes, murió el 12 de enero de 2002 de una afección pulmonar a los 77 años de edad.

Vanidad, canción compuesta por Armando González Malbrán. Sello Peerless.


Nadie, del músico poeta Agustín Lara. Sello RCA Victor.


Temor,  una de sus canciones preferidas, de la inspiración  de Gonzalo Curiel. Sello RCA Victor.


Inolvidable,  una joya en su reportorio es la composición de Roberto Soto Mejía. Sello RCA Victor.


 Deseo, composición de Gonzalo Curiel. Sello RCA Victor.


Mi amor por ti, de la inspiración de su amigo el compositor Miguel Pous, grabación en la que se hace acompañar en el piano por el propio autor. Sello CBS.

  
Una semana sin ti, del fino compositor Vicente Garrido. Sello Orfeón.

  
Pensando en ti, del compositor Alfonso Torres. Sello Orfeón.


La cita, de la inspiración de Gabriel Ruiz. Sello Orfeón.


No me platiques más, de Vicente Garrido. Sello Continental.


La Cueva (Amparo de amor), composición de Rodolfo Brito. Sello RCA.