BIENVENIDOS


En este lugar se encuentran reunidos nuevamente el tiempo, la música y nuestros recuerdos...Iniciemos este maravilloso viaje al ritmo de las canciones y melodías de la Música sin Final...Déjese llevar por el mágico sonido que envuelve milagrosamente, ese algo que creíamos olvidado, pero que sigue ahí escondido en algún lugar, sin límites...sin final...¿Quiere saber en dónde está ese lugar?...Habita en su recuerdo y está más allá de la música...¿Nos hace el honor de acompañarnos?...Gracias.

Sus amigos,

Ricardo y Alejandro Martínez Arreola

viernes, 20 de enero de 2017

AMPARO MONTES… LA VOZ PASIONAL DEL RADIO


Entre ríos claros, arroyos serpenteantes, enormes ceibas, verdes exuberantes, luna y mar, casi tocando la frontera sur, fue como Amparo Montes definió  el bello lugar donde nació: Tapachula, Chiapas… Sin duda, aquel 24 de abril de 1924, quedará registrado  con letras de oro en la memoria musical de México.

Como casi todas las familias de aquella época, la familia de Amparo tenía también la grata costumbre de reunirse en casa en algún  momento del día para entonar con la compañía de una  guitarra,  las más alegres o sentimentales canciones de su tierra.

Cuando el padre de la joven Amparo sufrió una embolia, la situación económica de la familia se tornó complicada  y decidieron que no había más remedio que iniciar el  éxodo a la Ciudad de México en busca de mejores horizontes. 

La inquieta Amparo en su afán por conseguir más ingresos y aliviar las penas económicas familiares, decidió presentarse en la estación XEQ  durante el exitoso programa Quiero trabajar que conducía el locutor Ramiro Gamboa. No habiendo vacantes que ofrecerle, al escuchar su voz, el recordado Tío Gamboín le preguntó si sabía cantar, a lo que la joven Amparo respondió que sí. Del piano de Chalo Cervera surgieron las notas de la canción Altivez, compuesta por  Alfredo de la Parra y nuestra homenajeada la recreó con su voz pasional. Aquella  presentación dejó buena impresión en la gerencia de la Q, pero pasaría más tiempo para encontrar una nueva actuación. Esta vez se consolidó como “La revelación de 1941”.


Una nueva oportunidad apareció de la mano del maestro José Sabré Marroquín. Con la canción “Tres palabras” del compositor Oswaldo Farrés se le abrieron las puertas de la famosa XEW  y su promoción como “La voz pasional del Radio”. El éxito le sonrió y a solicitud de don Emilio Azcárraga, utilizó el nombre artístico de Amparo Montes. En ese entonces Lumiere “El cronista  de las estrellas” escribió de ella: “Ha nacido en la radio una cancionera  con la potencia de la voz de Toña la Negra y la emotividad de Elvira Ríos”.

Cuando la intérprete Consuelo Vidal no pudo acudir a un programa de radio de Agustín Lara fue sustituida con Amparo. El inolvidable Flaco de Oro le pidió cantar “Nadie” y “Limosna”… Al final de la presentación Lara expresó: Nadie canta “Nadie” como Amparo (por cierto, en la RCA Victor se realizó una versión de esta canción con el propio maestro Lara acompañándola al piano en 1946, aunque es justo decir, que la versión de mediados de los cincuenta con los arreglos de Chucho Ferrer y el piano de Teté Cuevas fue  insuperable).

Su primera grabación en disco la realizó para el sello Okeh en 1944 con las canciones “Dime por qué” de Federico Baena y “Juntito al mar” de Salvador Rangel. Un año después grabó su primer disco en RCA Victor con la canción “Tu boca y yo” de Gonzalo Curiel. En esos años realizó grabaciones para el sello Anfión y  Peerless, continuando más adelante en CBS, Orfeón, Gas y por último Continental.



En 1945 le dedicaron la canción: “Amparo” que en los años cincuenta se cambió por el nombre de  “Cariño”. Este popular bolero fue compuesto en letra y música por Arturo Neri a solicitud de Roberto Zendejas, un antiguo novio de Amparo Montes cuando la relación amorosa de ambos se tornó irreconciliable. Esta canción fue  grabada en 1946 por Lupita Palomera con el nombre de “Mi súplica”.

Su voz se escuchó inicialmente en cine doblando a María Félix al interpretar “Tuya soy”  de la inspiración de María Alma en  la película “La mujer sin alma”(1944); a Andrea Palma en la cinta “El Rosario” (1944) y a Elena D’Orgaz en “El intruso” (1944). Apareció como cantante en algunas cintas como: “Así son ellas” (1944) “Nosotros” (1945), “La edad peligrosa” (1950), “Cárcel de mujeres” (1951) y “La vida de Agustín Lara” (1959).

Su primera aparición en televisión la realizó en el programa “Ayer y Hoy” que conducía Mario Gil y en el piano Raulito “El cartero del aire”. Siguieron  “Variedades del medio día” con Manuel “El loco” Valdés, “Espectacular Domecq” junto a Alejandro Algara, “La Hora Azul” conducido por Pepe Ruiz Vélez. En los años setenta era una invitada frecuente en  “Nostalgia” con Jorge Saldaña y compartió créditos con Fernando Fernández y Los Tres Diamantes en ”Noche de boleros”. Aún se recuerda su participación en la telenovela “La pasión de Isabela” que se transmitió por televisión en los años 80’s y desde luego, sus actuaciones en el programa “Boleros y un poco más” en la señal del Canal 11, en la última década del siglo XX.


La música romántica de la llamada Época de Oro, encontraron en La Cueva de Amparo Montes, el espacio ideal para recrearla. El 4 de septiembre de 1970 inauguró su primera Cueva  en Avenida Morelos con el cuadro artístico de Salvador García, José Luis Caballero, Jorge Fernández, Berta Cervera y Teté Cuevas. En los años siguientes, La Cueva de Amparo Montes  se alojaría en otros domicilios como en la calle de Mazaryk en Polanco, en la esquina de Hamburgo y Florencia en la Zona Rosa, en Paseo de la Reforma y por último, en San Jerónimo.

Amparo era una estupenda conversadora. Poseía una memoria prodigiosa y dominaba un repertorio como ningún otro cantante de su género. Gracias a ella nos pudimos transportar a los tiempos viejos del México de ayer a través de su programa “Al Amparo de un recuerdo” que transmitía “El fonógrafo del recuerdo” en el 790 de la amplitud modulada.

En diciembre de 1986 Margarita Michelena escribió en el periódico  Excélsior un texto llamado “Cosas bellas” en el que se lee: “Mas sólo Amparo se yergue como la memoria de la época de oro de nuestra canción. Nadie como ella la recuerda y la canta con todo su ser y toda su voz maravillosa. Una vida entera consagrada a ese santo oficio de velar por un caudal de la mexicano que, sin ella, se habría perdido o, cuando menos, olvidado, que viene a ser lo mismo. Amparo: que por mucho tiempo todavía nos des tu voz y tu memoria, que por mucho sigas rescatando lo que, sin ti, ya habría desaparecido entre el ruido extranjerizante y un mundo que ya ni sabe recordar, qué no tiene que recordar”.


Recordamos su presentación en Bellas Artes con motivo del homenaje a la obra de Agustín Lara, organizado por el Gobierno del Estado de Veracruz en la segunda mitad de la década de 1990.

También, evocamos con especial encanto el momento en que tuvimos el gusto de estrechar su mano en una de sus últimas presentaciones. En aquella ocasión se reinauguró “El Estudio Azul y Plata” en la XEW y Amparo Montes, la inolvidable “Señora Bolero”, recreó con su voz el repertorio de lo entrañable.

Por cierto, en aquella ocasión, la gentil Amparo se detuvo en la butaca que ocupaba nuestra madre y después de saludarse con un beso, se fundieron en un  cálido abrazo…

Poco tiempo después de aquella actuación, los medios de comunicación difundieron una triste noticia: Amparo Meza Cruz, mejor conocida como Amparo Montes, murió el 12 de enero de 2002 de una afección pulmonar a los 77 años de edad.

Vanidad, canción compuesta por Armando González Malbrán. Sello Peerless.


Nadie, del músico poeta Agustín Lara. Sello RCA Victor.


Temor,  una de sus canciones preferidas, de la inspiración  de Gonzalo Curiel. Sello RCA Victor.


Inolvidable,  una joya en su reportorio es la composición de Roberto Soto Mejía. Sello RCA Victor.


 Deseo, composición de Gonzalo Curiel. Sello RCA Victor.


Mi amor por ti, de la inspiración de su amigo el compositor Miguel Pous, grabación en la que se hace acompañar en el piano por el propio autor. Sello CBS.

  
Una semana sin ti, del fino compositor Vicente Garrido. Sello Orfeón.

  
Pensando en ti, del compositor Alfonso Torres. Sello Orfeón.


La cita, de la inspiración de Gabriel Ruiz. Sello Orfeón.


No me platiques más, de Vicente Garrido. Sello Continental.


La Cueva (Amparo de amor), composición de Rodolfo Brito. Sello RCA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario